SALVACIÓN

Un dia el amor se va,

se va en el pico del ave

que espera el pichuelo,

a la flor que insiste

en su potente color de madrugada,

al agua que anida paciente

en la gota,

a las manos de la madre

que no conoce la excusa,

si de poblar al hijo de caricias

se trata.

Anuncios

REGALO

Déjame el sol en la ventana,

por si el día se entretiene

en la penumbra

y no queda más de tu sombra

que la luz de la mañana.

VALENTÍA

Mira los demonios a la cara,

ya te lo había dicho,

bésales la frente

y susurra su voz de madrugada.

Roza sus mejillas

con la impúdica liviandad de tu palabra,

bebe sus cenizas

y verás como a la luz de la vela,

son solo pequeñas luciérnagas

en el frenético poder

que la sombra les otorga.

IMPRUDENCIA DE LA MEMORIA

No sé dónde poner tantos recuerdos,

forzarlos al exilio es tan cruel y obsceno.

Juntarlos en un sendero de luciérnagas y flores,

parece ser condenarlos a la oscuridad definitiva.

Esparcirlos en el río,

con tanta transparencia,

se duplicarán sus formas

mientras crece la ceguera.

Mecerlos en la gruta de una página

vestidos de gala en el poema,

abrazarlos en las noches,

como tejiendo un cielo

de lumbre y estrellas.

Dictarlos al insomnio del que vela

y no sabe de historias mas

de las que inventa.

Enviarlos al oscuro fondo del abismo,

echar doblemente el cerrojo

y en definitiva,

fingir la irremediable pérdida

de la llave maestra.